Una adicción cualquiera

La cuarta taza de café pulsa bajo las sienes. No habrá descanso. Hablo de resistencia.   Aumenta el tolerar lo que ajeno a la sangre, invoca la celebración de impulsos nuevos.   Hace tres intentos juré sería primera y última. Como el amor, nunca hay certeza, cuando al posar tus labios sobre la taza tibia … Sigue leyendo Una adicción cualquiera