Ave de Judas

Después de la conmoción, me descubro el rostro y la noticia de los muertos ha llegado de boca en boca hasta mis oídos; sé de gente herida y a pesar de la impresión doy un vistazo al andador, la que era una calle común y cualquiera, y había pasado a convertirse en unos minutos en un bello escenario cubierto de destellos metálicos azul cobalto...

Anuncios

Auto-descubrimiento / aceptación / engaño en Confesiones de una máscara, de Yukio Mishima

Desde un principio reconoció que eran los hombres (en escenas envueltas de tragedia), los que despertaban algo en su interior, que le hirviera la sangre provocando exitación, que las imágenes brutales siguen provocando las erecciones que no se lograron ni con toda la belleza, frescura y cercanía de Sonoko; Koo-chan nunca explora su sexualidad latente, sus ansias de la virilidad del otro...