Señor pollero:

Le perdono que haya decidido vender pollos justo en el local debajo de mi departamento. Sé que yo me lo busqué por elegir un sitio para vivir, con tentativa de negocio justo al lado de mi puerta, en la planta baja; algo así como como el arma de Chéjov, que si aparece ha de ser disparada.